CON ALMA DE ANGEL

 

Con la necesidad de hacer algo maravilloso, con las ganas de poder hablar con mis imágenes y con la idea de que lo más especial que podría hacer es mostrar como siento mi mundo y mi vida, hoy puedo decir que llegó el momento de contarlo con el corazón abierto de par en par. Y es ahora y no antes cuando por fin he sentido que mi cuerpo y mi alma se han desprendido totalmente. Caminan juntos los dos, mi cuerpo físico es el terrenal el que vive el día a día de una manera real con intensidad, se adapta a las situaciones y disfruta de la magia de las pequeñas cosas. Mi mundo alma se asemeja a un ángel, con unas alas grandes con las que soy capaz de volar, de soñar, de sentir, y de amar como nadie pueda imaginar. Y cada vez más tengo claro de que es en mi mundo alma donde vivo, es el mundo de dejarse llevar y quererse pensando en el corazón, donde se encuentra toda mi energía, donde reside la felicidad. Solo de este modo pienso que puedo ofrecer lo mejor de mí.

 De modo que hace unos meses conocí a Isabela, desde ese instante tuvimos una conexión mágica y decidimos hacer algo bonito juntas. Supe desde el principio que ella sería mi ángel, era la imagen perfecta no solo en cuerpo, sino también en alma. Gracias mi pequiroja por haber creído en mí y por ser la imagen de mi sueño.

Gracias a mi niña Patri a la que cada vez adoro más. Siempre estás ahí dispuesta a echarme una mano en lo que sea, a escuchar el fluir de mis ideas torbellino. Y creo que tenías que estar ahí porque ya eres un pilar fundamental en mis proyectos, porque lo sientes y te emocionas conmigo.

Y que decir a la princesa de los pinceles, que es capaz de dar color y más belleza aun si cabe con cada trazo de color de polvos y carmín. No dejas de sorprenderme con tu arte y energía, por implicarte tanto y por sentirlo de algún modo también conmigo porque sé que esta vez estas imágenes han llegado a tu corazón.

Finalmente quiero dar las gracias a todas las personas que han formado parte de esta historia indirectamente, personal del centro donde se ha desarrollado el reportaje, y especialmente a todos aquellos amigos y familia que habéis estado tan presentes deseándome suerte y siguiendo muy de cerca todo esto que no es más que un sueño hecho realidad.